ÁCIDO FOSFÓRICO EN EL ADN » Importancia

El ácido fosfórico se trata de un compuesto químico ácido, perteneciente al grupo de los oxácidos. Su fórmula química es H3PO4, ya que está formado por tres (3) átomos de hidrógeno, un (1) átomo de fósforo y cuatro (4) de oxígeno.

Su composición consiste en tres enlaces P-O y un enlace P=O, donde los primeros realizan la función transportadora de los hidrógenos ácidos liberados. Este compuesto químico es conocido en el Sistema Internacional de Numeración bajo las siglas E-338. También es conocido como ácido ortofosfórico.

Esta composición muestra una especie de tetraedro molecular, dibujada por los átomos de oxígenos alrededor del átomo de fósforo central. Este tetraedro puede interactuar con otros a través de puentes de hidrógeno, aproximando sus vértices de forma estrecha.

Fosfato

Se le considera fosfato a las sales del ácido fosfórico. Estos fosfatos tienen en común un átomo de fosforo cubierto a su alrededor por cuatro (4) átomos de oxígeno formando así un tetraedro. Cabe destacar que, en el caso de los fosfatos secundarios y terciarios, estos son abstrusos en agua. La excepción a la regla se presenta en los de potasio, amonio y sodio.

Ortofosfatos

Se les conoce como los fosfatos más avanzados. En este caso, se les denomina con el término orto al inicio de la palabra fosfatos ya que de esta forma se denominan los fosfatos más hidratados. Estos fosfatos más avanzados contienen en ellos el anión PO43- .

Por estudios realizados, se ha demostrado que los ortofosfatos se encuentran distribuidos de forma amplia en la naturaleza, generalmente en forma de minerales; así como también forman parte vital en la composición de huesos y dientes.

De igual forma, el ortofosfato es considerado esencial en la composición del abono mineral ya que, su ausencia, limita notablemente el crecimiento de las plantas. Los abonos enriquecidos con fosfato ayudan al crecimiento y fortalecimiento de la floración.

El aporte de fósforo al cuerpo humano, en forma de fosfato, es indispensable en el desarrollo del mismo ya que interviene en los procesos bioquímicos más elementales.

En el ADN

Su desempeño en el cuerpo humano es de vital importancia. El fósforo al combinarlo con el oxígeno en el organismo forma fosfato y es transformado en minerales que llevan un peso eléctrico cuando se disuelven en los líquidos corporales.

Estudios han demostrado que el 85% de fosfato, fósforo o ácido fosfórico está contenido en los huesos. El resto de estos se encuentran distribuidos en la célula donde juega un papel importante en la producción de energía.

Debido a la cantidad de fosfato, fósforo o ácido fosfórico que contiene nuestro cuerpo, su intervención en necesaria en la formación de los huesos y dientes.

De igual forma, es parte vital de diversas sustancias en el organismo entre ellas podemos mencionar a las células, que necesitan de este componente para poder producir energía, las membranas celulares y el ácido desoxirribonucleico mejor conocido como ADN.

En el ADN particularmente, se observa la composición y formación del ácido fosfórico a través de la cadena de ácido nucleico, que no es más que grandes polímeros conformados por repetición de monómeros mejor conocidos como nucleótidos, fusionados a través de enlaces fosfodiéster.

A través de esta cadena de ácido nucleico se unen dos pentosa mediante la unión fosfodiester. Esta unión se visualiza entre el C-3´ de la pentosa en conjunto con el C-5´ de la segunda.

En este sentido, podemos decir que, la ubicación del ácido fosfórico se encuentra en el ADN debido a su constitución. Siendo de la siguiente forma: una pentosa, ácido fosfórico y base nitrogenada. La constitución del nucleósido se debe a la liga del primero con el ultimo, mientras que la relación a través del enlace éster, entre el nucleósido y el ácido fosfórico constituye el nucleótido y su función es determinar el código de cada ácido nucleico en particular.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…