ENFERMEDADES POR ÁCIDO FOSFÓRICO » Aprende

Si eres amante de las bebidas gaseosas o de alimentos que tienen un alto contenido de aditivos, es tiempo de que te tomes un momento y reflexiones sobre lo que está plasmado detrás de esos empaque o botellas de lo que tanto nos gusta.

Es momento de pensar un poco en nuestra salud. Si deseas saber cuáles son las consecuencias de la ingesta de este tipo de alimentos, quédate con nosotros que te daremos todos los detalles que necesitas saber para evitar el consumo en eso de estos productos.

La mayoría de los químicos tales como el ácido fosfórico, ayudan al producto a mantenerlo en buen estado, intensifican su sabor y evitar que bacterias y hongos lo dañen en corto tiempo. Por lo que podemos decir, que no solo influye en nuestra salud la gran cantidad de azúcar que contienen este tipo de alimentos, sino que también la gran cantidad de químicos que se utilizan en su elaboración.

Estos alimentos consumidos en grandes cantidades, pueden desencadenar múltiples enfermedades y dolencias, entre las cuales podemos destacar:

Descalcificación en los Huesos

Estudios han demostrado científicamente, que efectivamente el ácido fosfórico está relacionado con una menor densidad ósea en todos aquellos que lo consumen de forma continua. Esto simplemente significa que nuestros huesos pierden calcio, se debilitan y por consiguiente crecen menos. Por lo que se necesitará consumir más calcio con el fin de compensar el que se ha perdido.

Cabe destacar que, el riesgo en mayor o menor grado, de sufrir de descalcificación ósea u osteoporosis dependerá en gran parte de la suma de masa ósea que se haya almacenado en la etapa temprana, durante la niñez y parte de la adolescencia, en nuestras vidas.

Se estima que alrededor de los 18 años, una persona ha constituido el 92% de masa ósea. Por lo que si la ingesta de calcio o alimentos ricos en este componente no es la adecuada, y sumado a ello el consumo de bebidas gaseosas es constante durante esos años de vida, ya luego de envejecer no podrás reponer el daño causado.

Erosión del Esmalte Dental

Los ácidos de los que se componen las bebidas gaseosas, tales como el fosfórico y los cítricos son contribuyentes especiales de caries y erosión de esmalte dental. Estos ácidos ayudan a desmineralizar los dientes y generar consecuencias dentales.

Cabe destacar que, en niños y adolescentes hasta los 18 años de edad, la estructura dental está en proceso de maduración, lo que los hace más sensibles frente a estos elementos.

Alteraciones Renales

Investigadores y estudiosos en la materia, han determinado que las bebidas gaseosas tienen un alto potencial de aumentar el riesgo a desarrollar cálculos en los riñones. Gracias a la cantidad de ácido fosfórico que contienen estas bebidas, su consumo en exceso aumenta el riesgo de padecer de cálculos renales.

Es importante señalar que el consumo de estas bebidas gaseosas aumenta los niveles de ácido fosfórico en la sangre, obligando al organismo a que libere el calcio de los huesos a la sangre con el fin de nivelar el desbalance que se presenta. Posteriormente, el calcio se expulsa a través de la orina, saturando y cristalizando el calcio, dando origen de esta forma, a los cálculos.

Debes tomar en cuenta que si deseas evitar estos males en tu organismo, debes contener la ingesta de gaseosas, consume la menor cantidad posible, de ser posible elimínalas de tu dieta diaria. Si eres padre, enseña a tus hijos la importancia de comer sano y saludable y evita la compra de estos alimentos o bebidas. Lee las etiquetas de los productos que consumes, recuerda que un consumidor consiente es un consumidor saludable.